Esquela

El mayor temor del ser humano es el miedo a lo desconocido. Un miedo irracional, pero comprensible, a situaciones o fenómenos que no podemos explicar o controlar. Un miedo a enfrentarnos con algo incierto y que no comprendemos. Un miedo solo comparable con el miedo a la muerte.

Esta reflexión es la que incitó mi interés en el mundo de lo paranormal. Creé este blog con el objetivo de comprender estos fenómenos, entender porque nos atemorizan tanto y si realmente debemos tener miedo; convirtiendo así lo desconocido en conocido...


Bienvenidos a ¿Desconocido?
El blog de lo oculto y lo paranormal.


Aquí encontraran información sobre fenómenos extraños, seres de otros mundos, fantasmas, relatos de terror y mucho más.

Ultimos Artículos

¿ Desconocido ?

sábado, diciembre 27, 2008

La Vieja del Costal


Era de madrugada cuando el hombre conducía por la carretera. Había viajado a otra ciudad por cuestiones laborales y ahora se dirigía rumbo a casa. El cansancio por el largo viaje hacia merma de sus capacidades y reflejos, así que decidió orillarse en la carretera para dormir un poco antes de continuar.

Apenas detuvo el auto, se quedó profundamente dormido por el agotamiento. Tenía el sueño tan pesado que, de no ser por lo ocurrido después, se hubiese quedado ahí hasta el amanecer.


Entre sueños comenzó a escuchar una voz lejana que lo llamaba… una voz de mujer… una desconocida. De pronto escucho un golpe fuerte y se despertó del susto… alguien golpeaba la puerta del auto.

Aun soñoliento, se percató de la presencia de una anciana. La mujer, de unos 70 años de edad, estaba junto a la ventana tocando la puerta. El hombre abrió lentamente la ventana del auto y preguntó a la misteriosa mujer:

– Señora. – Miró su reloj, eran las 2:35 a.m. – ¿Qué hace usted en la carretera a las dos y media de la mañana?
– Vengo de cortar café – Respondió señalando hacia el monte con rostro y voz inexpresivos.
– ¿No cree que es muy tarde para trabajar en el campo?

La extraña señora se quedó callada sin decir palabra alguna; estaba de pie, inmóvil como una estatua y aunque sus ojos observaban al hombre, su mirada estaba perdida, dándole al conductor la extraña sensación de estar observando un cascaron vacío.

Repentinamente, algo atrajo la atención del hombre… observó un gran costal que la anciana traía consigo, «un costal con granos de café» pensó sin darle mayor importancia.

– Bueno señora, ¿Se le ofrece algo?, ¿Desea que la lleve a algún lugar?
– ¿Podría llevarme al próximo pueblo? – preguntó sin dejar de observar fijamente al hombre.
– Cla… Claro. – contestó un poco nervioso por la mirada intimidante de la anciana. Bajó del auto, caminó hacia la parte trasera y abrió la cajuela.
– Permítame su costal, voy a guardarlo aquí adentro – le solicitó a la anciana mientras señalaba el interior.

La mujer colocó su costal dentro, antes que el hombre pudiera ayudarla; éste último quedó sorprendido ante la facilidad con que la viejecita cargaba el costal.

– Su… suba al auto por favor.

La señora se acomodó en el asiento del copiloto, mientras el hombre encendía el automóvil y lo ponía en marcha. Sus manos estaban sudorosas, el extraño comportamiento de la anciana lo había puesto muy nervioso.

Después de mucho tiempo conduciendo en total silencio, el sueño volvió a arremeter contra el hombre; por lo que decidió hacer platica con la mujer.

– Así que… ¿Esta casada?
– Si. – respondió con frialdad.
– Y su esposo, ¿Dónde está?
– En casa.
– ¿Por qué no la acompañó?
– Él me llevó al campo… y me dejó dejo ahí. – dijo con tono misterioso.
– ¿No la esperó?
– No, tenía que irse rápido… muy rápido.

Finalmente, a cierta distancia se encontraba la entrada del pueblo. No se alcanzaban a ver muchas casas debido a la oscuridad de la noche; sin embargo, se podía observar un pequeño reten de policía justo al frente.

– Déjeme ahí – indicó la señora.

El hombre detuvo el auto cerca del reten y un par de oficiales salió a su encuentro para hacer una revisión de rutina.

– Bueno señora, ya llegam… – El hombre no pudo terminar la frase por la impresión.

Justo cuando volteaba, la anciana comenzó a desvanecerse en el aire con una sonrisa macabra dibujada en sus labios. El rostro del hombre se puso blanco como la harina, intentaba hablar, gritar, pedir ayuda… pero no podía, el miedo lo había paralizado y la mujer había desaparecido.

– Señor, ¿podemos revisar su auto? – Preguntó uno de los policías al llegar al auto. El hombre no contestó, el terror lo había dejado sin habla.
– ¿Se siente bien? – preguntó el otro oficial. Con gran esfuerzo, el hombre sacó las llaves del auto y con las manos temblando las entregó.
– ¡Revisa la cajuela! – le ordenó el primer oficial a su compañero al momento de entregarle las llaves.
– ¡De acuerdo!
– Señor, ¿podría bajar del auto? – no hubo respuesta, el hombre estaba en estado shock.
– ¡Jefe!, venga a ver esto – Le gritó su compañero.

El policía dejó al hombre en el auto y caminó hacia la parte trasera del mismo.

– ¿Qué sucede? – Preguntó

Su compañero no contestó, simplemente señaló el costal en la cajuela del auto. Ambos intercambiaron miradas de sospecha durante unos segundos hasta que finalmente, como saliendo de un sueño, el policía reaccionó y abrió el costal para observar su contenido. A primera vista, en el interior solo había tierra; sin embargo, un objeto de color blancuzco sobresalía entre el montón.

Rápidamente, entre los dos, tomaron el pesado costal y vaciaron su contenido sobre el asfalto para percatarse del macabro contenido. El impacto fue terrible, se les hizo un nudo en la garganta y empezaron a sudar frío. En el interior del costal había huesos… huesos humanos.

– Lla… lla… llama a la comisaría – Ordenó con voz temblorosa mientras observaba el hallazgo.
– Inmediatamente – Respondió su compañero mientras salía corriendo, pero se detuvo de golpe frente al auto.
– ¿Qué pasa? – Preguntó el oficial al mando.
– Es… es… ta muerto – Contestó el policía.
– ¡¿Que?!
– ¡El conductor esta muerto! – Confirmó con un grito de desesperación.

Efectivamente, el conductor del auto estaba muerto. Había muerto de terror al presenciar como la mujer del costal desaparecía frente a sus ojos. Los dos oficiales dieron aviso a la comisaría; y al amanecer vinieron más policías, paramédicos y peritos para investigar lo sucedido en el lugar.

Se confirmó que el hombre murió de un infarto fulminante. Por otra parte, el análisis forense y la investigación descubrieron que la osamenta encontrada pertenecía a una mujer de edad avanzada llamada Roberta García, quien aparentemente fue asesinada, descuartizada y enterrada dentro del costal.

Lamentablemente, las investigaciones no pudieron llegar más lejos; ya que el principal sospechoso del asesinato, el esposo de la mujer, misteriosamente había muerto de un infarto fulminante… la misma noche del incidente con la vieja del costal.


Escrito por Nemesis2074


Continuar leyendo...

miércoles, diciembre 10, 2008

El Oráculo Paranormal

Pensando en todos ustedes, seguidores de ¿Desconocido?. A partir del día de hoy, en la barra lateral del blog, podrán utilizar una nueva herramienta con tecnología de Google.


Le llamo el Oráculo Paranormal, un motor de búsqueda dedicado a consultar información sobre fenómenos paranormales, ciencias ocultas y esoterismo en los distintos blogs dedicados al tema (incluyendo este blog) y que visito regularmente.

El objetivo de este motor es facilitarles la búsqueda de información sobre la temática de este blog, tomando en cuenta los blogs que considero relevantes:

NOTA: A los dueños de estos blogs: Espero no les moleste que haya indexado sus blogs para las búsquedas del oráculo; pero, de ser así, solo díganme y sin ningún problema modifico el motor.

Ojala encuentren útil el oráculo y les ayude a profundizar en el mundo de lo oculto y lo paranormal.

¡Saludos y dulces pesadillas!


Continuar leyendo...

martes, diciembre 02, 2008

Íncubos y Súcubos, Los Demonios Seductores

Desde tiempos antiguos, la sexualidad ha representado un tema escabroso y tabú entre las personas de occidente. De ahí que, en varias religiones occidentales, el acto sexual o simplemente el deseo sexual es considerado pecaminoso e incuso un acto de Satanás para apoderarse de las almas de los seres humanos.


Una de las creencias ligadas a la sexualidad es aquella que habla de los demonios seductores: íncubos y súcubos; demonios que toman forma de hombre o mujer respectivamente para seducir a sus víctimas, tener relaciones sexuales con ellas y de esta forma obtener su energía vital.

Enviados del Diablo

Estos seres son enviados por el Diablo para inducir el pecado en la mente de los hombres y mujeres del mundo. Así pues, los íncubos son demonios masculinos que buscan poseer sexualmente a las mujeres; mientras que, los súcubos son demonios femeninos cuya misión es copular con los hombres. Estos últimos son identificados con las prostitutas.

Se cree que los demonios seductores se alimentan de la energía sexual, sin la cual mueren irremediablemente. De ahí que algunas leyendas advierten que cuando un íncubo/súcubo elige a su víctima, éste la visita todas las noches para alimentarse de su energía.

De acuerdo a los tratados de demonología, cuando alguien es acosado por uno de estos demonios, el acosado presenta un agotamiento físico; el cual, después de un tiempo puede llevarlo a la muerte.


Por otro lado, algunos piensan que los íncubos y súcubos son el mismo demonio. Primero, este ser se convierte en mujer (íncubo) para copular con el hombre y robar su semen. Posteriormente, se transforma en hombre (súcubo) para poseer a una mujer y dejarla preñada.

Las historias cuentan que los niños nacidos de esta unión son más susceptibles a las tentaciones y el pecado. También, en la antigüedad las personas creían que los niños con deformidades físicas eran fruto de la cúpula con un demonio.

Creencia Medieval

La creencia en íncubos y súcubos se remonta a la aparición de las religiones judeocristianas; sin embargo, fue en la Edad Media cuanto tuvo mayor auge. En aquella época se registraron varios casos de personas que aseguran fueron sometidas por estos seres.

Algunos testimonios dicen que estos seres toman forma humana para seducir a sus victimas. Otros cuentan que los demonios de la seducción someten a las personas mientras están durmiendo. Por otro lado, existen unos pocos que aseguran que se presentan en forma de sueños de carácter sexual.


No importando la forma que tomaran, la mayoría asegura que el acto sexual con un íncubo/súcubo es una experiencia desagradable y dolorosa. Empero, unos pocos hablan de un placer excesivo.

Curiosamente en aquella época, el grueso de la población creía en la existencia de los súcubos, pero no en los íncubos; ya que las mujeres eran el símbolo de la tentación y el pecado. Por lo tanto: un demonio-mujer era muy posible, pero un demonio-hombre jamás.

¿Realmente existen?

A pesar de que la existencia de los íncubos y súcubos era irrefutable en la Edad Media y de que algunos casos realmente son inexplicables; la verdad es que la mayoría no involucraba demonios reales.

Muchas veces, los sueños húmedos y el deseo sexual experimentados por los jóvenes en la pubertad eran considerados obra de los demonios de la seducción. Una muestra de la ignorancia que reinaba en la población.

En otras ocasiones, los jóvenes tenían relaciones sexuales fuera del matrimonio y si la mujer quedaba embarazada, la única salida para evitar la vergüenza y el castigo era culpar a los demonios. Un efecto provocado por las estrategias represoras de la Iglesia Católica en su lucha contra las fuerzas de la oscuridad.

Fuentes

“Íncubos y Súcubos” en Muy Interesante, Año XXIV, No. 09.

http://0hijasdelaluna0.blogspot.com/2007/10/ncubos-y-scubos.html

http://www.galeon.com/almasvendidas/incubos.html


Continuar leyendo...