Esquela

El mayor temor del ser humano es el miedo a lo desconocido. Un miedo irracional, pero comprensible, a situaciones o fenómenos que no podemos explicar o controlar. Un miedo a enfrentarnos con algo incierto y que no comprendemos. Un miedo solo comparable con el miedo a la muerte.

Esta reflexión es la que incitó mi interés en el mundo de lo paranormal. Creé este blog con el objetivo de comprender estos fenómenos, entender porque nos atemorizan tanto y si realmente debemos tener miedo; convirtiendo así lo desconocido en conocido...


Bienvenidos a ¿Desconocido?
El blog de lo oculto y lo paranormal.


Aquí encontraran información sobre fenómenos extraños, seres de otros mundos, fantasmas, relatos de terror y mucho más.

Ultimos Artículos

¿ Desconocido ?

sábado, noviembre 01, 2008

Día de Muertos

Los días 1 y 2 de noviembre, en México celebramos el Día de Muertos. En esta fecha hacemos honores a la muerte y festejamos el regreso de nuestros familiares fallecidos.


La celebración de esta fecha tan importante puede variar de acuerdo con la región del país. En algunos lugares solamente se festeja el día 1 o el día 2, mientras que en otros puede durar más; por lo que, únicamente les mencionaré como lo festejamos en la zona centro del estado de Veracruz, principalmente en el pueblo natal de mi familia… Tepetlán.

Origen

La tradición del Día de Muertos o Día de los Fieles Difuntos, es una costumbre proveniente de los tiempos antes de la conquista española. Tiempo después ésta se vio enriquecida por la religión católica, sumando distintos símbolos religiosos a la tradición.

Según las antiguas tradiciones mexicanas, cuando una persona muere su espíritu continúa viviendo en Mictlán, lugar donde reposan las almas que han dejado este mundo. Sin embargo, una vez al año los Dioses permiten que las almas retornen a sus antiguos hogares para visitar a sus parientes vivos. Dicho permiso es otorgado un día al año… el día de muertos.


Así pues, para celebrar la llegada los fieles difuntos: se prepara comida y se adornan con flores las casas, las iglesias y el camposanto (cementerio o panteón). También se hace un Altar de Muertos, en el cual se colocan los alimentos que más disfrutaban en vida los difuntos. Además, las personas hacen oraciones para pedir por el eterno descanso de sus familiares.

La Celebración en Tepetlán

Tepetlán, antiguo pueblo totonaco, se ubica en la zona centro del estado de Veracruz, a unos cuantos kilómetros de la ciudad capital Xalapa. Su nombre proviene del náhuatl y significa “Lugar entre cerros”, haciendo alusión a la ubicación de esta comunidad en las estribaciones de la Sierra de Chiconquiaco.

En este pintoresco pueblo la celebración comienza el mes de julio, dos días antes de la luna llena, con la siembra de la flor de tzampaxuchitl o cempazuchitl que en náhuatl significa “Flor de Muerto”. Dicha flor es utilizada para arreglar los altares de muerto, las casas, el panteón y la iglesia. Finalmente, hacia el mes de octubre, se cultiva la flor de muerto y dan inicio los preparativos para la celebración.


Los festejos comienzan el día 30 de octubre al medio día. En ese día llegan los Niños del Limbo, aquellos niños que murieron si haber sido bautizados. Para recibirlos, en el altar de muertos se colocan como ofrenda sal y un vaso de agua. Estos espíritus se retiran al día siguiente, a la misma hora.

El día 31 de octubre, nuevamente al medio día, llegan los Niños Chiquitos, los espíritus de los niños fallecidos. Para recibirlos, en el altar se colocan cosas que los niños disfrutaban en vida, tales como: dulces, frutas, tamales de dulce, e incluso juguetes. Igualmente, estos espíritus se retiran al otro día y se les despide con el repicar de las campanas de la iglesia y oraciones.


El día 1 de noviembre, conocido como el Día de los Fieles Difuntos, llegan los Fieles Difuntos, los espíritus de las personas mayores que murieron. Para recibirlos, en el altar se coloca como ofrenda la comida que disfrutaban en vida: mole, tamales, buñuelos, chiles rellenos, atole, frutas de la región e incluso bebidas alcohólicas. A partir de ese momento y hasta el medio día del 2 de noviembre, se repican las campanas de la iglesia cada hora como señal de alegría por la visita de los seres queridos.

Según la tradición de Tepetlán, durante el día 1 de noviembre las personas deben rezar un rosario en nueve casas distintas. Por lo que, a partir de las ocho de la noche, las personas del pueblo se reúnen en grupos y viajan en peregrinaje de casa en casa para rezar a los difuntos y así cumplir con la encomienda. Por otra parte, a las personas que oran se les ofrece de comer como agradecimiento por rezarle a sus muertos.

Al medio día del 2 de noviembre, se retiran los Fieles Difuntos y llega el Ánima Sola, el espíritu de las personas que murieron y que no tienen familiares en vida que los recuerden. Ese mismo día, la gente sale de sus casas rumbo al panteón para dejar ofrendas florales; y ahí mismo, se hace una misa para pedir por el descanso de sus parientes.


Una vez que los espíritus se han retirado, la celebración llega a su fin y la ofrenda del altar se reparte entre los familiares, conocidos y vecinos. Incluso, los niños del pueblo salen a la calle con una piñata a pedir ofrenda en las casas y más tarde se reúnen para romperla.

Opinión

Hoy en día, las personas están empezando a olvidar esta hermosa tradición mexicana, optando por festejas otras mas comerciales como Halloween. Incluso, en los medios se promociona más el Día de Brujas que el Día de Muertos… simplemente porque para las empresas es un mejor negocio.

En mi opinión, las tradiciones son la esencia y el alma de una sociedad; en ellas se refleja la historia, la vida y la forma de ser de toda una cultura. Si nos olvidamos de estas tradiciones, estaremos perdiendo nuestra identidad como pueblo.

No estoy en contra de que la gente celebre Halloween, ya que es parte de la mezcla de culturas en este mundo globalizado; simplemente considero que no debemos olvidar nuestras raíces...

A pesar de todo, el Día de Muertos se continúa celebrando a lo largo del país, demostrando que esta tradición, al igual que nuestros difuntos, volverá año con año para inundar el ambiente con el olor del incienso, la comida y las flores de muerto…

2 comentario(s):

Marion lisbeth dijo...

Tengo 2 hermanos que murieron antes de nacer, y el segundo fue con 6 meses, su hubiera ssabido le shubiera dejado ofrenda en su dia.

Bueno, ya sera el siguiente año.

ERICKA MARTINEZ dijo...

Nuestros fieles difuntos cada año esperan que los familiares se prepren con sus platillos favoritos como símbolo de amor y recuerdo de valores y costumbres que perduren generación en generación.